Activa tu Kundalini

Kundalini

El cuerpo humano está compuesto por un conjunto de sistemas y procesos que trabajan conjuntamente para su buen funcionamiento.

Como toda máquina, necesita de energía vital para ejecutar sus funciones.

Dicha energía es obtenida por los alimentos en forma de nutrientes, los cuales son distribuidos a cada célula.

Éstos se encargarán de que la maquina cumpla su objeto, que es mantenernos vivos.

Como reflejo innato, desde que somos bebes, buscamos el alimento para sobrevivir.

Al conocer quienes somos, entendemos que no solo somos un cuerpo físico, sino que también somos mentes, almas y espíritus.

Pero, ¿Cómo alimentamos a esta parte de nosotros?

¿Qué es el Kundalini?

El Kundalini es una energía intangible que normalmente se encuentra inactiva.

Para el hinduísmo está representada simbólicamente por una serpiente.

Está enroscada tres veces y medio en la base de la columna vertebral y se utiliza principalmente para el crecimiento espiritual.

El Kundalini o “Poder de la Serpiente” puede activarse mediante prácticas espirituales como Karmayoga (Camino de la Acción), Hathayoga (Camino del Rigor Deliberado) y Gurukrupaayoga (Camino de la Gracia del Gurú).

También se puede activar mediante la transferencia espiritual de energía, generalmente desde un Gurú a su discípulo.

¿Cómo se practica?

Esta práctica se basa en que una vez que el Kundalini se active, su energía espiritual vaya ascendiendo desde el sacro o base de la columna vertebral hasta la parte superior de la cabeza, abriéndose paso a través de cada uno de los chakras o centros de energía ubicados en varias partes del cuerpo.

Al no tener salida, esta fuerza fluye a través de los diferentes sistemas transformándose en energía vital.

La persona empieza a sentir una actividad aumentada del área o chakra donde dicha energía está acumulada.

Es en éste momento cuando se une el cuerpo y el espíritu, fusionándose ambas energías dentro de un cuerpo, de una consciencia, de un Ser.

¿Quién puede practicar el Kundalini?

El Kundalini puede practicarlo cualquier persona de cualquier edad, pero debe estar supervisada por un guía o gurú espiritual experimentado.

La evolución de la energía puede presionar a la mente, distorsionarla y alterarla, provocando alucinaciones, brotes emocionales o episodios psicóticos.

Sin embargo, la correcta ejecución del Kundalini, supervisado por un experto, puede llevarnos a un estado de paz espiritual que se refleja psicosomáticamente en un buen estado de salud: fortaleciendo y armonizando los sistemas nervioso, linfático y circulatorio, aumentando la capacidad respiratoria y permitiendo un equilibrio entre el cuerpo, la mente y el espíritu.

Además, la persona tendrá la capacidad de actuar con sabiduría, ya que el Kundalini desarrolla una mejor comprensión de su vida y no permite que sus sentimientos ni pensamientos influyan en sus elecciones.

El cuerpo humano está construido para sostener el despertar de esta energía, nacemos con el Kundalini y siempre estará presente como parte innata de quienes somos.

Activar esta fuente de poder, permitirá un flujo constante de energía que abrirá nuestra mente a una nueva claridad, expandirá nuestras percepciones a una nueva realidad y disfrutaremos de un nuevo mundo lleno de placeres y libertad.

No hay comentarios

Agregar comentario